Revestimientos para chimeneas

Tipos de revestimientos para chimeneas

El revestimiento para las chimeneas es uno de los puntos claves de la misma, ya que define el aprovechamiento y la eficiencia del combustible consumido por la chimenea. Existe una gran cantidad de revestimientos que en mayor o menor medida cumplen dos funciones principales: proteger el interior de la chimenea del fuego y canalizar el calor hacia el exterior de manera eficiente.

Consúltanos:

Revestimientos

Revestimientos para Chimeneas

¿Por qué escoger un buen revestimiento para chimeneas?

Cabe resaltar que a la hora de elegir el revestimiento adecuado para la chimenea de tu hogar, se debe escoger uno que se integre con la decoración, ya que además de mejorar la eficiencia de la chimenea y mejorar el consumo, tendrá una apariencia mucho más bonita acorde a la habitación donde se encuentra.

Los materiales más utilizados para revestimientos de chimeneas son los siguientes:

Mármol:

El metal fundido suele emplearse como revestimiento para chimeneas de tipo insertable y consiste en una sola pieza que irá colocada dentro de la misma que va soldada y sellada con masilla resistente a altas temperaturas por lo que la disipación del calor al momento de apagarla se realiza en muy poco tiempo.

Hierro fundido:

Por lo general el acero inoxidable se utiliza como elemento decorativo debido a su acabado brillante, pero también puede ser utilizado como revestimiento para chimeneas en forma de planchas que resisten la acción directa del fuego además de evitar la quema y corrosión de los otros materiales de los que está elaborada la chimenea. Además de contar con la ventaja de que el calor se dispersa de manera eficiente hacia el exterior.

Acero inoxidable:

Por lo general el acero inoxidable se utiliza como elemento decorativo debido a su acabado brillante, pero también puede ser utilizado como revestimiento para chimeneas en forma de planchas que resisten la acción directa del fuego además de evitar la quema y corrosión de los otros materiales de los que está elaborada la chimenea. Además de contar con la ventaja de que el calor se dispersa de manera eficiente hacia el exterior.

Cerámica:

La cerámica al poseer una resistencia superior a las altas temperaturas es uno de los materiales más utilizados como revestimiento para chimeneas debido a que puede soportar fuego por tiempo prolongado sin perder resistencia alguna.

Pinturas resistentes al fuego:

Utilizar pintura resistente al fuego es uno de los materiales más económicos para revestimientos de chimeneas y el más fácil de aplicar ya que no requiere experiencia alguna o materiales más allá de una simple brocha o rodillo de pintura, de hecho una sola capa de pintura puede resistir temperaturas muy altas pero con la desventaja de que no disipa el calor hacia el exterior de la chimenea.

Masilla:

La masilla termo resistente es uno de los materiales menos habituales que se utilizan para revestimientos de chimeneas porque se utiliza mayormente para sellar grietas y puntos de unión dentro de la misma, pero se da el caso de que algunos tipos de chimeneas cuentan con este material en sus revestimientos.

Dejar una respuesta

*